Reglas Generales de la Competencia

R


Concepto de reglas generales de la competencia.

Las reglas generales de la competencia son un conjunto de normas establecidas en la legislación procesal, que dicen relación a la competencia y que son aplicables a la generalidad de los negocios, sin importar la naturaleza del asunto, clase o jerarquía del tribunal que debe conocer de él.

Enumeración de las reglas generales de la competencia.

Las reglas generales de la competencia están tratadas en el título VII, párrafo primero, artículos 109 a 114 del Código Orgánico de Tribunales. Tales son, regla de la radicación o fijeza (artículo 109); regla del grado o jerarquía (artículo 110); la regla de la extensión (artículo 111); regla de la prevención o inexcusabilidad (artículo 112); y la regla de la ejecución (artículo 113 y 114).

Regla de la radicación o Fijeza.

El artículo 109 del Código Orgánico de Tribunales establece que “radicado con arreglo a la ley el conocimiento de un negocio ante tribunal competente, no se altera esta competencia por causa sobreviniente”.

Este principio importa el efecto de hacer irrevocable la competencia de un órgano jurisdiccional para conocer de un asunto que se encuentra en la esfera de sus atribuciones, cualesquiera sean los hechos posteriores que puedan modificar los elementos que se tuvieron en cuenta para determinar la competencia del tribunal.

Radicación en asuntos civiles.

En materia civil la radicación se produce desde que queda trabada la litis, esto es, desde que el tribunal confiere traslado y se notifica al demandado de la demanda y de su proveído.

Radicación en asuntos penales.

En materia penal, a nuestro juicio, la radicación se produce con la formalización de la investigación, la que consiste en la comunicación que el fiscal efectúa al imputado, en presencia del juez de garantía, de que desarrolla actualmente una investigación en su contra respecto de uno o más delitos determinados.

Causa sobreviniente.

El artículo 109 señala que la competencia no se altera por causa sobreviniente, tal concepto se traduce en que aun cuando se alteren los factores determinantes de la competencia, que se tuvieron en vista al iniciarse el juicio, con posterioridad a su iniciación, la competencia primitiva no se modifica. Tal principio posee dos excepciones: el contrato de compromiso y la acumulación de autos.

Regla del Grado o Jerarquía.

Está regla se contiene en el artículo 110 del Código Orgánico de Tribunales de la siguiente forma: “Una vez fijada con arreglo a la ley la competencia de un juez inferior para conocer en primera instancia de un determinado asunto, queda igualmente fijada la del tribunal superior que debe conocer del mismo asunto en segunda instancia.”

El principio expresa que la competencia del juez de primera instancia, sea que se haya determinado por voluntad de las partes mediante prórroga de competencia o por voluntad de la propia ley en el silencio de las partes, determina automáticamente la competencia del tribunal de segunda instancia.

La regla del grado manifiesta importancia no sólo en cuanto a determinar por disposición de la ley que el tribunal de alzada debe conocer del recurso de apelación sino también demuestra que la prórroga de la competencia no procede en segunda instancia. Recordemos que las reglas generales de la competencia son normas de orden público.

Regla de la Extensión.

El artículo 111 del Código Orgánico de Tribunales señala que: “El tribunal que es competente para conocer de un asunto lo es igualmente para conocer de todas las incidencias que en él se promuevan”. Agrega el inciso segundo que “lo es también para conocer de las cuestiones que se susciten por vía de reconvención o de compensación, aunque el conocimiento de estas cuestiones, atendida su cuantía, hubiere de corresponder a un juez inferior si se entablará por separado”.

Quien puede lo más, puede lo menos.

La regla de la extensión establece que los asuntos judiciales se componen de una cuestión principal y otra accesoria, una revisa el fondo de la controversia jurídica y la otra los incidentes que eventualmente se susciten. En ambos casos, el juez es siempre competente para conocerlos, ello en razón del principio de la economía procesal, es decir, procurando que se ventilen dentro de un mismo proceso el mayor número de cuestiones, desplegando así, las partes litigantes, el mínimo de esfuerzos.

Reconvención y compensación.

Agrega la norma que el tribunal también es competente para conocer de la reconvención y la compensación. La reconvención es la demanda que puede deducir el demandado en contra del demandante, utilizando el mismo proceso ya iniciado por el segundo en contra del primero. La compensación es aquel modo de extinguir las obligaciones en que demandante y demandado son acreedores y deudores a la vez de dos obligaciones y siempre que se reúnan los demás requisitos establecidos por la ley de fondo.

Regla de la Prevención.

El artículo 112 del Código Orgánico de Tribunales dice respecto a la regla de la prevención que: “Siempre que según la ley fueren competentes para conocer de un mismo asunto dos o más tribunales, ninguno de ellos podrá excusarse del conocimiento bajo el pretexto de haber otros tribunales que puedan conocer del mismo asunto; pero el que haya prevenido en el conocimiento excluye a los demás, los cuales cesan desde entonces de ser competentes.”

La regla de la prevención también se contiene en el inciso segundo del artículo 10° del Código Orgánico de Tribunales además del inciso segundo del artículo 76 de la Constitución Política de la República estableciendo que los tribunales no pueden excusarse de ejercer su autoridad ni aun por falta de ley que resuelva la contienda sometida a su decisión en caso de ser requerida su intervención en forma legal y en negocios de su competencia.

Regla de la Ejecución.

La regla de la ejecución se encuentra en el inciso primero del artículo 113 del Código Orgánico de Tribunales que señala “La ejecución de las resoluciones corresponde a los tribunales que las hubieren pronunciado en primera o en única instancia”.

La norma citada establece una regla general, en el sentido que el tribunal que conoce y juzga un asunto controvertido, también es competente para ejecutar lo resuelto. Sin embargo, de inmediato la ley procesal establece una serie de excepciones contenidas en el inciso segundo del artículo 113 y el 114 del Código Orgánico de Tribunales.

Excepciones a la regla de ejecución.

Sentencias penales y medidas de seguridad.

La ejecución de las sentencias penales y de las medidas de seguridad previstas en la ley procesal penal será de competencia del juzgado de garantía que hubiere intervenido en el respectivo procedimiento penal.

Recursos de apelación, casación, revisión o nulidad.

Los tribunales que conozcan de la revisión de las sentencias firmes o de los recursos de apelación, de casación o de nulidad contra sentencias definitivas penales, serán competentes para llevar adelante la ejecución de los fallos que dicten para la sustanciación de tales recursos.

Cumplimiento de sentencias definitivas o interlocutorias.

Cumplimiento Incidental.

Tratándose de sentencias definitivas o interlocutorias, la ley permite solicitar su cumplimiento o ejecución, dentro del plazo de un año desde que se haga exigible la obligación, ante al mismo tribunal que dictó tal resolución en primera o en única instancia, según lo establecido en el artículo 231 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

Juicio Ejecutivo.

Sin embargo, siempre que la ejecución de una sentencia definitiva hiciere necesaria la iniciación de un nuevo juicio, podrá iniciarse ante el tribunal que la hubiere dictado en primera o única instancia, o ante el que sea competente en conformidad a los principios generales establecidos por la ley, a elección de la parte que hubiere obtenido en el pleito. En este caso, debemos dar aplicación a las normas del juicio ejecutivo contempladas en el artículo 434 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros

Abogado de profesión y soñador por vocación. Actúo en calidad de autor intelectual de este singular proyecto. Si tu meta es aprobar el examen de grado, te puedo ayudar, sólo sígueme en Facebook.

Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros

Jorge Castro Barros

Avatar de Jorge Castro Barros

Abogado de profesión y soñador por vocación. Actúo en calidad de autor intelectual de este singular proyecto. Si tu meta es aprobar el examen de grado, te puedo ayudar, sólo sígueme en Facebook.