Tribunales de Justicia

T

El estudio de los tribunales de justicia es otra de las tareas propias del derecho procesal orgánico. Sobre este punto, los tribunales son los órganos públicos encargados preferentemente del ejercicio de la jurisdicción. Enseguida, estos órganos jurisdiccionales se ordenan a través de un conjunto de preceptos constitucionales y legales que atienden a su composición, estructura y funcionamiento. Así, siguiendo a la Constitución Política de la República y el Código Orgánico de Tribunales, hoy intentaremos conceptuar y clasificar a los tribunales de justicia.

Definición de tribunales de justicia.

Acerca de su definición, los tribunales de justicia son aquellos órganos públicos cuya función es la resolución de los conflictos de relevancia jurídica que se susciten en el orden temporal y dentro del territorio de la República, con eficacia de cosa juzgada y eventual posibilidad de ejecución, sin perjuicio de cumplir actos de otra índole que las leyes que los organizan les puedan atribuir.

Clasificación de los tribunales de justicia.

A continuación, los tribunales de justicia pueden clasificarse desde diversos puntos de vista; esto es, según su naturaleza, composición, estabilidad, jerarquía, manera de fallar e instancia de resolución. Acto seguido, revisaremos cada una de estas categorías en particular.

a) En atención a la naturaleza de las materias que conocen y las personas que pueden litigar ante ellos, se clasifican en ordinarios, especiales y arbitrales.

Tribunales Ordinarios.

En primer lugar, los tribunales ordinarios son aquellos órganos jurisdiccionales de carácter permanente que conocen de la generalidad de los asuntos judiciales. En cuanto a estos, en conformidad al artículo 5°, inciso segundo del Código Orgánico de Tribunales, son tribunales ordinarios: la Corte Suprema; Cortes de Apelaciones; Tribunales Unipersonales de Excepción; Tribunales de Juicio Oral en lo Penal; Juzgados de Letras, y los Juzgados de Garantía.

Tribunales Especiales.

Seguidamente, los tribunales especiales son aquellos órganos jurisdiccionales de carácter permanente que conocen de materias específicas, más no de la generalidad de los asuntos judiciales. A este respecto, en conformidad al artículo 5°, inciso tercero del Código Orgánico de Tribunales, son tribunales especiales: los Juzgados de Familia; Juzgados de Letras del Trabajo; Juzgados de Cobranza Laboral y Previsional, y los Tribunales Militares en tiempo de paz. Todos los anteriores, según el mencionado precepto, pertenecen al Poder Judicial. En este entendido, existen tribunales especiales, además de los señalados, que no forman parte del Poder Judicial. Este es el caso del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia; Tribunales Ambientales; Juzgados de Policía Local; Tribunales Tributarios y Aduaneros, y en general cualquier otro órgano jurisdiccional que la ley establezca como tal.

Tribunales Arbitrales.

En último término, los tribunales arbitrales son aquellos órganos jurisdiccionales de carácter transitorio que conocen de todas aquellas materias que no estén expresamente prohibidas por ley (Artículos 229 y 230 del Código Orgánico de Tribunales). Asimismo, la ley entrega exclusividad a los tribunales arbitrales para el conocimiento de determinados asuntos (Artículo 227 del Código Orgánico de Tribunales). Los tribunales arbitrales están constitutivos por árbitros, a saber, por jueces nombrados por las partes, o por la autoridad judicial en subsidio, para la resolución de un asunto litigioso. A su vez, los árbitros pueden clasificarse en árbitros de derecho; árbitros arbitradores y árbitros mixtos.

b) En atención al número de magistrados que integran los tribunales de justicia, se clasifican en unipersonales y colegiados.

Tribunales Unipersonales.

Los tribunales unipersonales son aquellos órganos que ejercen la potestad jurisdiccional mediante un solo magistrado. Verbigracia, los Juzgados de Letras; Tribunales Unipersonales de Excepción; Juzgados de Garantía; Juzgados de Familia, y los Tribunales Tributarios y Aduaneros.

Tribunales Colegiados.

Por otro lado, los tribunales colegiados son aquellos órganos que ejercen la potestad jurisdiccional mediante diversos jueces. Son ejemplos de esta clase de tribunales de justicia: la Corte Suprema, las Cortes de Apelaciones; los Tribunales de Juicio Oral en lo Penal y la Corte Marcial.

c) En atención a la permanencia de los tribunales de justicia a lo largo de tiempo, se clasifican en perpetuos y temporales.

Tribunales Perpetuos.

Los tribunales perpetuos son aquellos órganos jurisdiccionales formados por jueces que se mantienen en sus funciones mientras subsista su buen comportamiento y no hayan cumplido 75 años de edad. Son la regla general en nuestra legislación.

Tribunales Temporales.

En cambio, los tribunales temporales son aquellos órganos jurisdiccionales que, por mandato legal o acuerdo de las partes, ejercen sus funciones por un plazo determinado. Verbigracia, los Tribunales Arbitrales y los Tribunales Militares en Tiempo de Guerra.

d) En atención a la jerarquía de los tribunales de justicia, se clasifican en inferiores y superiores.

Tribunales Inferiores.

Los tribunales inferiores son aquellos órganos jurisdiccionales que por mandato legal detentan un superior jerárquico. Son la regla general en nuestra legislación y en esta categoría de tribunales de justicia, por ejemplo, se encuentran los Juzgados de Garantía; Jueces de Letras; Tribunales Unipersonales de Excepción, y Tribunales de Juicio Oral en lo Penal.

Tribunales Superiores.

En contraste, los tribunales superiores son aquellos órganos jurisdiccionales que por mandato legal están en la cúspide de la organización piramidal del Poder Judicial. Enseguida, tienen el carácter de tribunales superiores la Corte Suprema, las Cortes de Apelaciones, la Corte Naval y la Corte Marcial.

e) En atención a la manera como resuelven el litigio, se clasifican en tribunales de derecho o de equidad.

Tribunales de Derecho.

Los tribunales de derecho son aquellos órganos jurisdiccionales que al momento de pronunciar una sentencia, lo hacen siguiendo a la ley. El juez de derecho presupone un legislador, un ordenamiento y preceptos preestablecidos a los cuales debe ceñirse. En nuestro sistema procesal, esta especie de tribunales de justicia son la regla general.

Tribunales de Equidad.

En contraposición, los tribunales de equidad son aquellos órganos jurisdiccionales que, al momento de resolver el asunto judicial, lo hacen conforme a su prudencia, sin estar sujeto a las normas jurídicas. Ergo, su decisión se basa en su sentido de equidad generado con ocasión del asunto específico que conoce. Verbigracia, los árbitros arbitradores son una manifestación de esta clase de tribunales de justicia.

f) En atención a la instancia en que resuelven el litigio, se clasifican en tribunales de única, primera y segunda instancia.

Tribunales de Única Instancia.

Primeramente, los tribunales de única instancia son aquellos órganos jurisdiccionales que resuelven el litigio, sin que proceda el recurso de apelación en contra de la sentencia definitiva que ellos dictan. Verbigracia, los Jueces de Letras conocen de todos los asuntos civiles y comerciales cuya cuantía es inferior a 10 Unidades Tributarias Mensuales (UTM).

Tribunales de Primera Instancia.

En segundo lugar, los tribunales de primera instancia son aquellos órganos jurisdiccionales que resuelven el litigio; pero en contra de la sentencia que dictan, procede el recurso de apelación con el objeto de que tal resolución sea enmendada por el tribunal superior jerárquico. Por ejemplo, las Cortes de Apelaciones son tribunales de justicia que conocen en primera instancia del recurso de protección, amparo y amparo económico.

Tribunales de Segunda Instancia.

Finalmente, los tribunales de segunda instancia son aquellos órganos jurisdiccionales que conocen del recurso de apelación interpuesto en contra de la sentencia de primera instancia. Verbigracia, la Corte Suprema conoce en segunda instancia del recurso de apelación interpuesto en contra de la sentencia que falla el recurso de protección, amparo y amparo económico.

Texto actualizado al 3 de enero del 2020.

Sobre el autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros

Mi nombre es Jorge Castro, soy abogado de profesión y soñador por vocación. Actuó en calidad de autor intelectual de este singular proyecto.

Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros

Jorge Castro Barros

Avatar de Jorge Castro Barros

Mi nombre es Jorge Castro, soy abogado de profesión y soñador por vocación. Actuó en calidad de autor intelectual de este singular proyecto.