Reglas de Distribución de Causas

R


Concepto de reglas de distribución de causas.

Las reglas de distribución de causas son normas procesales que, luego de aplicadas las reglas de competencia absoluta y relativa, permiten determinar el tribunal que conocerá del asunto controvertido, en aquellos lugares en que existen dos o más órganos jurisdiccionales con igual competencia.

Naturaleza Jurídica de las reglas de distribución de causas.

La doctrina y la jurisprudencia mayoritaria entienden que no se trata de reglas de competencia propiamente tales, sino más bien medidas de orden establecidas en virtud de las facultades económicas y que tienen el propósito de producir una adecuada distribución del trabajo entre los distintos tribunales del país.

Aplicación de las reglas de distribución de causas.

Conforme a lo ordenado por los artículos 175 y siguientes del Código Orgánico de Tribunales, preceptos que reciben una complementación extra legal mediante autos acordados dictados por los tribunales superiores de justicia, para efectos de especificar ante qué tribunal debemos presentar la respectiva solicitud se hace necesario, previamente, determinar si los jueces de letras competentes se encuentran en comunas que son asientos de Corte de Apelaciones o comunas que no lo son.

Si en el lugar no hay Corte de Apelaciones.

El artículo 175 del Código Orgánico de Tribunales establece que si los jueces de letras son de lugares que no son asiento de Corte de Apelaciones, se deberá presentar ante la secretaría del Primer Juzgado de Letras toda demanda o gestión judicial que se iniciare y que deba conocer alguno de dichos jueces, a fin de que se designe a aquel de ellos que será competente para conocer del asunto. Tal designación se efectuará mediante un sistema informático estandarizado de distribución equitativo de asuntos entre los distintos tribunales, asignando a cada causa un número de orden según su naturaleza.

Asuntos penales o de familia.

Lo expuesto no se aplica a los juzgados de garantía ni a los tribunales de juicio oral en lo penal, que se rigen bajo normas especiales de distribución de carga de trabajo. Tampoco aplica a los asuntos conocidos por los tribunales de familia, pues ellos se rigen, en cuanto resulten compatibles, a las normas del Código Orgánico de Tribunales para los juzgados de garantía y tribunales de juicio oral en lo penal. Por otra parte, el inciso final del artículo 118 de la Ley N° 19.968 señala que serán las Cortes de Apelaciones en cuyos territorios jurisdiccionales exista más de un juzgado de familia, las que determinarán anualmente las normas que regirán la distribución de las causas entre dichos juzgados.

Si en el lugar hay Corte de Apelaciones.

El artículo 176 del Código Orgánico de Tribunales establece que si los jueces de letras son de lugares que son asiento de Corte de Apelaciones se deberá presentar ante la respectiva Corte toda demanda o gestión judicial que se iniciare y que deba conocer alguno de dichos jueces, a fin de que se designe el juez a quien corresponda su conocimiento. Tal designación se hará electrónicamente, mediante un sistema informático estandarizado, por orden del presidente del tribunal, asignando a cada causa un número de orden, según su naturaleza.

Excepciones a la reglas de distribución de causas.

El artículo 178 del Código Orgánico de Tribunales establece excepciones a las reglas de distribución de causas. Tales casos son las demandas en juicios que se hayan iniciado por:

  • Medidas prejudiciales;
  • Medidas preparatorias de la vía ejecutiva;
  • Notificación previa ordenada por el artículo 758 del Código de Procedimiento Civil;
  • Todas las gestiones que se susciten con motivo de un juicio ya iniciado y;
  • Aquellas a que dé lugar el cumplimiento de una sentencia, fuera del caso previsto en la parte final del artículo 114 del Código Orgánico de Tribunales.

Exhortos y actos judiciales no contenciosos.

Respecto al ejercicio de las facultades que corresponden a los jueces para el conocimiento de los asuntos que tienen por objeto dar cumplimiento a resoluciones o decretos de otros tribunales, es decir, los exhortos emanados de la competencia delegada y los asuntos de jurisdicción voluntaria o no contenciosa se aplicará lo dispuesto en los artículos 175 y 176 del Código Orgánico de Tribunales en razón de si los jueces de letras competentes se encuentran en comunas que son asientos de Corte de Apelaciones o comunas que no lo son.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros
Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros