Inoponibilidad

I

Definición de Inoponibilidad.

Juan Andrés Orrego Acuña define a la inoponibilidad como la ineficacia de un acto jurídico o la ineficacia de su nulidad, respecto de ciertos terceros, por no haber cumplido las partes algún requisito externo o por lesionar intereses ajenos, dirigido precisamente a proteger a los terceros.

Clases de inoponibilidad.

El Código Civil no regula orgánicamente la inoponibilidad, sólo se preocupa de revisar casos aislados. Es la doctrina quien se preocupa de ordenar estos casos, agrupándolos en inoponibilidades de forma y de fondo.

Inoponibilidad de forma.

Es aquella que se basa en la omisión de las formalidades que no se exigen para la constitución de un acto o contrato, sino para que los efectos de éste puedan hacerse valer, oponerse contra terceros. Tales inoponibilidades son: por omisión de formalidades de publicidad y por falta de fecha cierta.

Inoponibilidad por omisión de formalidades de publicidad.

Estas formalidades son aquellas destinadas a que los terceros tomen conocimiento de un acto o contrato celebrado por las partes, o de la ocurrencia de un hecho de relevancia jurídica. Así, por ejemplo, los casos de los artículos 447, 455 y 468; 1902; 1707; 2513 del Código Civil; y artículos 297, numeral primero y 453 del Código de Procedimiento Civil.

Inoponibilidad por falta de fecha cierta.

Los instrumentos privados, cuya fecha es susceptible de ser alterada por las partes, no hacen fe contra terceros en cuanto a la exactitud de ella, mientras no se produzca un hecho que a los ojos de la ley dé certeza a la data. Son ejemplos, los casos del artículos 1703 del Código Civil y 419 del Código Orgánico de Tribunales.

Inoponibilidad de fondo.

Es aquella que se basa en los efectos de un acto que hieren injustamente los derechos de terceros. Tales inoponibilidades son: por falta de concurrencia; por fraude; lesión de los derechos adquiridos; lesión de las asignaciones forzosas; y de un derecho nacido de la nulidad o resolución de un acto jurídico.

Inoponibilidad por falta de concurrencia o consentimiento.

Se trata de casos en que el acto o contrato no puede hacerse valer, oponerse, en contra de las personas que no han concurrido como partes a su celebración. Verbigracia, los artículos 1450; 1749; 1815; 1916, inciso 2°; 2390; 2160; 2079 del Código Civil.

Inoponibilidad por fraude.

Son inoponibles por fraude los actos ejecutados en perjuicio de los derechos de terceros; la ley da a éstos ciertos medios para que aquellos actos no los afecten. Son ejemplos, el artículo 2468, respecto de la acción pauliana; y el artículo 1578, numeral tercero del Código Civil.

Inoponibilidad por lesión de los derechos adquiridos.

Esta inoponibilidad comprende los casos en que los efectos de un acto no pueden hacerse valer contra terceros que tienen derechos adquiridos sobre cosas a que el acto se refiere. Así, por ejemplo, los artículos 94, numeral cuarto; 1815 y 2517 del Código Civil.

Inoponibilidad por lesión de las asignaciones forzosas.

Estas asignaciones son aquellas que el testador está obligado a hacer a ciertas personas determinadas por la ley, como, por ejemplo, los hijos. Si el testador no respeta a los asignatarios forzosos, el testamento no adolece de nulidad, es válido, pero inoponible a dichos asignatarios en cuanto los perjudica y ellos pueden solicitar la reforma del testamento para salvar ese perjuicio. En este sentido se pronuncia el artículo 1216 del Código Civil.

Inoponibilidad de la nulidad o resolución de un acto jurídico.

Hay casos excepcionales en que la nulidad de un acto o contrato no puede hacerse valer en contra de terceros, los cuales tienen el derecho de que respecto de ellos el acto o contrato se mire como perfectamente válido. Verbigracia, los casos de los artículos 2058 del Código Civil y 356, inciso tercero del Código de Comercio.

Aunque por regla general la resolución de los actos jurídicos opera con efecto retroactivo, la resolución judicialmente declarada es inoponible a los terceros de buena fe. Así lo ordenan los artículos 1490, 1491 y 1492 del Código Civil.

Forma de hacer valer la inoponibilidad.

La inoponibilidad no puede ser declarada de oficio; ésta debe ser alegada ante tribunal competente por la persona en cuyo favor se encuentra establecida.

Son sujetos legitimados los terceros relativos o interesados, aunque López Santa María señala que en ocasiones también puede invocarse la inoponibilidad por terceros absolutos, como acontece, por ejemplo, en los casos de inoponibilidad por falta de concurrencia o consentimiento, de los artículos 1815, 1916, inciso segundo y 2390 del Código Civil.

Generalmente, la inoponibilidad se deduce como excepción por el tercero de buena fe en contra del cual se pretende hacer valer el acto inoponible. Excepcionalmente puede deducirse como acción; así ocurre salvo cuando se interpone la acción pauliana o revocatoria; o la acción reivindicatoria, en el caso de la venta de cosa ajena.

Diferencias entre inoponibilidad y nulidad.

  • Efectos. En primer lugar, la nulidad ataca la validez del acto mismo, privándolo de eficacia tanto respecto de las partes como de los terceros; en cambio, en la inoponibilidad el acto jurídico o contrato es válido y sólo se dirige a privar sus efectos respecto de terceros de buena fe.
  • Renuncia. La nulidad, sea absoluta o relativa, es una sanción de orden público, y por ende, no puede renunciarse anticipadamente; pero sí puede serlo la inoponibilidad, que es una sanción de orden privado establecida a favor de los terceros en referencia.
  • Declaración. Si la nulidad absoluta aparece de manifiesto en el acto o contrato, puede y debe ser declarada de oficio por el juez; la inoponibilidad nunca puede declararse de oficio.

Texto actualizado al 31 de enero del 2019.

Sobre el autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros

Abogado de profesión y soñador por vocación. Actúo en calidad de autor intelectual de este singular proyecto. Si tu meta es aprobar el examen de grado, te puedo ayudar, sólo sígueme en Facebook.

Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros

Jorge Castro Barros

Avatar de Jorge Castro Barros

Abogado de profesión y soñador por vocación. Actúo en calidad de autor intelectual de este singular proyecto. Si tu meta es aprobar el examen de grado, te puedo ayudar, sólo sígueme en Facebook.