Clasificación de las normas de derecho

C

Tipos de normas jurídicas.

Las normas de derecho público o privado no constituyen la única clase de normas jurídicas que todo estudiante debe conocer. La doctrina nos ayuda a entender que el Código Civil nos provee de multiples clasificaciones útiles y necesarias para un mejor entendimiento del Derecho.


normas De Derecho público y de derecho privado.

Las normas de derecho público son aquellas que regulan la organización y actividad del Estado y demás entes públicos menores (como las Municipalidades). En el campo de las normas jurídicas de derecho público, los particulares actúan en un plano de subordinación respecto a las entidades que obran en nombre de la soberanía nacional.

Las normas de derecho privado son aquellas que regulan las relaciones de los particulares entre sí, o las de éstos con los entes estatales cuando estos últimos actúan como particulares. En el campo de las normas jurídicas de derecho privado, los sujetos actúan en un plano de igualdad o coordinación.

De orden público y de orden privado.

Orden público es el conjunto de normas y principios jurídicos que se inspiran en el supremo interés de la colectividad y son esenciales para asegurar el correcto funcionamiento de ésta en determinado momento histórico, por lo que no pueden “derogarse” o dejar de cumplirse por los particulares en sus relaciones jurídicas. Es el orden general necesario para el mantenimiento del equilibrio social, la moral pública y la armonía económica.

Son normas de orden público las de derecho público y, además, un número importante de normas de derecho privado, como por ejemplo las que se refieren al estado y la capacidad de las personas, la mayoría de las leyes de derecho de familia, etc.

Las normas de orden privado, en cambio, miran más bien a los intereses particulares de las personas, y éstas pueden introducirles modificaciones o “derogarlas”, al eliminarlas en un determinado contrato o convención (por ejemplo, cuando las partes acuerdan excluir del contrato de compraventa la obligación de saneamiento que pesa sobre el vendedor).

Obviamente que la palabra “derogación” está tomada en un sentido figurado, pues las normas jurídicas solo pueden derogarse por otras normas jurídicas o por una sentenc ia del Tribunal Constitucional.

Interpretativas o explicativas y supletivas o integradoras.

Normas explicativas o interpretativas son aquellas que fijan el sentido, extensión o contenido de otras normas jurídicas, o sirven de regla para su interpretación (artículos 19 a 24) o a la de los actos jurídicos (artículos 1560 a 1566, respecto de los contratos y artículos 1056 a 1069, respecto de los testamentos).

Normas supletivas o integradoras son las que suplen las lagunas del contenido de las declaraciones de voluntad de las partes o autores de un acto jurídico (artículo 1547, respecto al grado de culpa de que responden las partes de un contrato; artículo 1571, respecto de los gastos que ocasiona el pago, los que son de cargo del deudor; artículo 1806, respecto de los gastos en la compraventa). Si las partes nada dicen, la ley salva la omisión.

normas Reguladoras y de aplicación o reenvío.

Reguladoras son las que disciplinan en forma directa una relación jurídica.

De aplicación o de reenvío son aquellas que se limitan a señalar otras normas, establecidas para una hipótesis distinta, como reguladoras del caso que las primeras (las de reenvío) contemplan pero no regulan (por ejemplo, artículo 1900, contrato de permuta, hace aplicable las normas de la compraventa; el artículo 1794 define cuando nos encontramos ante un contrato de permuta).

De derecho común y de derecho especial.

Normas de derecho común son las dictadas para la totalidad de las personas, la totalidad de las cosas o la totalidad de las relaciones jurídicas.

Normas de derecho especial son las dictadas para una determinada clase de personas, cosas o relaciones jurídicas, en razón de ofrecer ellas elementos particulares que exigen un tratamiento aparte de las normas generales o comunes (por ejemplo, en relación al contrato de arrendamiento, la Ley N° 18.101, sobre arrendamiento de predios urbanos; y el Decreto Ley N° 993, sobre arrendamiento de predios rústicos).

No hay entre unas y otras contraposición, sino una simple matización o adecuación. De aquí que las normas de derecho común suplan los vacíos de las normas de derecho especial (el Código de Comercio es frente al Código Civil un derecho especial, pero los casos no resueltos específicamente en el primero, se rigen por las normas del segundo, artículo 2° Código Civil)

La importancia de esta clasificación se refleja:

En la posibilidad de aplicación indirecta de las normas: las normas generales o de derecho común admiten su aplicación indirecta, por analogía; por el contrario, las de derecho especial, solo deben aplicarse a la materia específicamente regulada por ellas.

En la preferencia de aplicación de unas respecto de otras: las normas especiales deben preferirse en su aplicación a las generales o comunes; es el llamado principio de especialización consagrado en el artículo 4 (a nivel de códigos) y en el artículo 13 (en una misma ley).

Orrego, Juan Andrés. Ordenamiento Jurídico. Año 2011. Información recuperada el 17 de noviembre de 2017 desde sitio WEB.


Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros