Atribuciones Conexas de la Jurisdicción

A


Concepto de atribuciones conexas de la jurisdicción.

Las atribuciones conexas de la jurisdicción son facultades propias de los tribunales de justicia que escapan a su función jurisdiccional y que tienen como finalidad velar y tutelar por los derechos constitucionales; mantener la disciplina tanto de abogados como funcionarios judiciales y regular la organización interna de los tribunales.

El artículo 3° del Código Orgánico de Tribunales establece que son atribuciones conexas de la jurisdicción las facultades conservadoras, disciplinarias y económicas.

Facultades Conservadoras.

Las facultades conservadoras son aquellas atribuciones que detentan los órganos jurisdiccionales por mandato constitucional y legal, que tienen como objeto, en primer lugar, el de mantener el principio de que los órganos estatales deben actuar dentro de los límites que la Constitución y las leyes le asignan; y en segundo lugar, el de resguardar y proteger las garantías que la Constitución Política de la República concede a las personas.

Son manifestaciones de las facultades conservadoras:

  1. Acción constitucional de amparo o recurso de amparo.
  2. Acción constitucional de protección o recurso de protección.
  3. Privilegio de pobreza.
  4. Las visitas a los lugares de prisión o detención.
  5. Procedimiento de desafuero.
  6. Recurso de reclamación por pérdida de nacionalidad.
  7. Acción de inaplicabilidad por inconstitucionalidad.

Respecto al numeral séptimo y conforme a los números 6° y 7° del actual artículo 93 de la Constitución Política de la República, la acción de inaplicabilidad por inconstitucionalidad es atribución propia del Tribunal Constitucional y no de la Corte Suprema de Justicia.

Facultades Disciplinarias.

Las facultades disciplinarias son aquellas atribuciones que la Constitución y las leyes entregan a los tribunales de justicia, que tienen por objeto el de mantener el orden en los debates judiciales y el normal funcionamiento de los órganos que componen el Poder Judicial. Su finalidad es la de mantener y resguardar la disciplina de la organización judicial.

El ejercicio de las facultades disciplinarias se materializa principalmente a través de dos vías, de oficio y a petición de parte.

De oficio.

Los tribunales de justicia siempre deben velar por la correcta conducta de sus miembros y funcionarios, además de reprimir y castigar a los abogados que realicen actos abusivos en el transcurso de las audiencias o mediante escritos presentados ante tribunales.

A petición de parte.

La ley contempla dos mecanismos de control disciplinario que las partes pueden ejercer dentro del proceso. El recurso de queja, cuyo objetivo esencial es el de corregir las faltas o abusos cometidos en la dictación de resoluciones de carácter jurisdiccional; y la queja disciplinaria, cuya finalidad es la castigar la infracción de los deberes y obligaciones de los funcionarios judiciales.

A las mencionadas alternativas se puede agregar, de forma indirecta, las visitas que realizan los ministros de las Cortes de Apelaciones, ya sea de manera ordinaria y extraordinaria, y que tienen por objeto vigilar e inspeccionar la marcha de la administración de justicia en cada uno de los tribunales sujetos a su jurisdicción.

Facultades Económicas.

Las facultades económicas son aquellas atribuciones que se le entregan a los tribunales de justicia con el propósito de llevar adelante la administración de los bienes asignados para dar cumplimiento a la función jurisdiccional; para regular y mejorar la economía judicial; optimizar el rendimiento del trabajo de los tribunales y de sus funcionarios; así como todas las medidas tendientes a racionalizar el ejercicio de la administración de justicia.

La principal manifestación de las facultades económicas es la dictación, por parte de los tribunales de justicia, de normas jurídicas que tienden a reglamentar de forma permanente y general, los asuntos cuya regulación es trascendente y necesaria para procurar una eficiente administración de justicia. Tales normas se denominan autos acordados.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros
Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros