Usufructo

U

DERECHO REAL DE USUFRUCTO.

CONCEPTO DE USUFRUCTO.

Para entender el concepto de usufructo debemos acudir a la definición entregada por el artículo 764 del Código Civil, “El derecho de usufructo es un derecho real que consiste en la facultad de gozar de una cosa con cargo de conservar su forma y substancia, y de restituirla a su dueño, si la cosa no es fungible; o con cargo de volver igual cantidad y calidad del mismo género, o de pagar su valor, si la cosa es fungible”.


De este artículo podemos extraer la idea de que el usufructo es un derecho real que viene a limitar o debilitar las facultades propias del derecho real de dominio. Es así como el legislador denomina a la propiedad fiduciaria, usufructo, uso o habitación y servidumbres como Derechos Reales Limitados, según se desprende del artículo 732. Desde ya descartamos el error común de identificar al usufructo como un tipo de contrato, pues no puede llegar a ser categorizado de tal forma siguiendo la enumeración de los derechos reales consagrada en el inciso segundo del artículo 577 del Código Civil. El usufructo es una institución jurídica distinta al contrato.

CARACTERÍSTICAS DEL USUFRUCTO

Es un derecho real, específicamente derecho real de goce. El usufructuario propietario de su derecho real está protegido mediante acción reivindicatoria y acciones posesorias, siempre y cuando el usufructo recaiga sobre bien inmueble. Se debe tener presente además que dentro del usufructo coexisten dos derechos reales: el del nudo propietario, titular del derecho real de dominio, y el del usufructuario, que tiene un derecho de uso y goce. Reiteramos, el usufructo bajo ninguna circunstancia tiene carácter contractual.

El derecho real de usufructo puede poseen una naturaleza mueble o inmueble, según sea el bien sobre que recaiga (artículo 580).

Es un derecho real principal, pues subsiste independientemente (a diferencia del derecho real de hipoteca o prenda). Sin embargo, no posee carácter autónomo, pues requiere de la existencia simultánea del derecho real de dominio (perteneciente a otro titular) y el propio derecho real de usufructo.

El usufructuario es mero tenedor respecto de la cosa dada en usufructo, pues reconoce derecho ajeno perteneciente al nudo propietario. Con todo, el usufructuario tiene propiedad y posesión de su derecho real de usufructo.

El usufructo es temporal, limitado por el tiempo (artículo 765, inciso 2º). Su duración generalmente queda fijada por un plazo o mediante una condición. Es una práctica usual de la profesión de abogado que se constituya bajo denominación de usufructo vitalicio, pues queda limitado por un plazo: la propia vida del usufructuario. Desde esta óptica debemos entender a la muerte es un plazo y la vida como un hecho jurídico limitado por el tiempo.

El usufructo es un derecho real intransmisible, es imposible transmitirlo por causa de muerte (artículo 773 del Código Civil); sin embargo, puede enajenarse bajo ciertas condiciones. Es transferible sólo si el constituyente no prohíbe su enajenación, conforme lo establecido en el artículo 793 del Código Civil.

El usufructo debe recaer sobre una cosa que no pertenezca al usufructuario.


Acerca del autor

Jorge Castro Barros
Por Jorge Castro Barros