Caso práctico de Derecho Civil 117

C

En el año 1965, se declaró zona industrial en el sector costero denominado “Ventanas”, ubicado en la comuna de Puchuncaví, de la Quinta Región. Con tal motivo, se instalaron diversos establecimientos fabriles, unos dedicados a la petroquímica, otros al almacenamiento de gas y una refinería de cobre. En los años 80, los vecinos del sector alegaron sufrir contaminación del aire a consecuencia de la operación de dichos establecimientos industriales. Los agricultores expresaron que sus predios acusaban la presencia de metales pesados en altas dosis y los hijos menores y los adultos mayores que habitaban en la población de ese sector, padecían enfermedades respiratorias. A consecuencia de lo anterior, retiraron sus hijos de los establecimientos educacionales, porque el aire se hacía irrespirable y debieron llevar a los adultos mayores a consultorios y hospitales para ser atendidos. Agregaron que en algunos casos, en razón de las listas de espera, algunos de sus parientes fallecieron. En el mes de marzo de 2011, decidieron demandar el cierre de las industrias del sector y la indemnización de perjuicios por los daños sufridos en los cultivos y en la salud de las personas. Las empresas se defendieron señalando que las acciones estaban prescritas y que por lo tanto las demandas debían ser rechazadas en su integridad. En subsidio, alegaron la exposición imprudente al mal causado porque las poblaciones se instalaron recién en los años 80.

Usted es consultado (a) sobre las siguientes materias.




PREGUNTAS

1. Si es efectivo que se encuentra prescrita la acción para el cierre de las industrias indicadas en este caso.
2. Si es admisible la alegación de las empresas de que están prescritas las acciones indemnizatorias.
3. ¿Quiénes pueden reclamar los daños ocasionados por la operación de las fábricas?
4. ¿Puede existir responsabilidad de las empresas si fue autorizado su funcionamiento por la autoridad?
5. ¿Es admisible la alegación de exposición imprudente al daño?



Acerca del autor

Jorge Castro Barros
Por Jorge Castro Barros