Temas de estudio de títulos

T

Estimados lectores,

Comparto con vosotros una breve introducción a lo que debemos entender por estudio de títulos. Espero sea de su agrado.

Concepto y aspectos generales

Al hablar de estudio de títulos, en general, las personas (corredores de propiedad, gestores inmobiliarios, ejecutivos bancarios, etc.) usan estas palabras en un sentido natural y obvio, es decir, aquél que da el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, que define estudio como el “esfuerzo que pone el entendimiento aplicándose a conocer algo” y título como “documento jurídico en el que se otorga un derecho o se establece una obligación”. Así, siguiendo las ideas expuestas, podemos esbozar una primera definición diciendo que se trata de un examen que realiza un abogado a los documentos que establecen el derecho de dominio de un bien raíz, con el propósito de conocer y, en consecuencia, determinar la mayor o menor probabilidad de inamovilidad de tal derecho.

En tal sentido se pronuncia Juan Feliú Segovia, quien entiende por estudio de títulos al “examen hecho por un abogado de los documentos en que consta el dominio de un bien raíz del que se va a disponer, con el objeto de determinar si su dueño tiene un derecho de propiedad indisputable, si el título por el que adquirió adolece de vicios o limitaciones, si el inmueble está afecto a gravámenes o prohibiciones, y la forma y condiciones en que el debe celebrar el contrato proyectado” .

Para el Colegio de abogados de Chile A.G., “estudio de títulos consiste en un examen acucioso de todos los antecedentes de un inmueble para determinar su situación jurídica y la de los derechos que en el recaigan. Es realizado por el abogado comprador, correspondiendo al abogado vendedor proporcionar los antecedentes necesarios para ello” .

Tal como se afirma, el estudio de títulos debe ser realizado siempre por un abogado especializado, con conocimientos en distintas áreas del derecho, que sea capaz de abordar la problemática del tema, realizar un análisis preciso y profundo, y evacuar un informe satisfactorio para el cliente en breve tiempo.

El propósito del estudio de títulos, es dar un alto grado de seguridad jurídica a nuestro cliente y comprador del bien inmueble, en cuanto a que los derechos que adquiere no serán objeto de alguna causal de ataque o turbación, tales como acción reinvidicatoria, nulidad o inoponibilidad. La meta del profesional revisor, como indica don Ignacio Vidal Domínguez, es “conocer si la situación legal que hoy presenta el inmueble permite al comprador o acreedor tener a su respecto un derecho inamovible una vez terminada la negociación que le interesa” .

Las conclusiones que logremos obtener del examen jurídico de los títulos se plasmarán en un documento denominado informe de títulos. Este permitirá al comprador tomar una decisión informada respecto a la realización o no los de los actos jurídicos que busca concretar. Someramente, dicho informe deberá contener la singularización del inmueble y la individualización del propietario; la reseña de la documentación estudiada y el dictamen del abogado informante.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros
Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros