Informe de Peritos

I


La prueba pericial en el Derecho chileno.

El informe de peritos históricamente fue relegado del Código Civil, sin embargo, en la actualidad ha tomado importancia gracias a la reforma al Código en relación a las acciones de filiación (Ley número 19.585 y Ley número 20.030). Es el propio Código Civil quien establece normas de procedimiento (procesales) respecto a la mencionada acción y especialmente a la práctica de pruebas periciales biológicas, conocida comúnmente como “examen de ADN”. Atención furiosos del Derecho, es en este punto donde se presenta una gran pregunta de examen de grado.

Normas que la regulan el informe de peritos.

El Código Civil no alude a este medio de prueba, lo que se explica, porque en la época en que entró en vigencia, los juicios en los cuales se requería tener conocimientos técnicos, eran resueltos por peritos, razón por la cual se denominaban “Juicios Prácticos”, sustrayéndose al conocimiento de los tribunales ordinarios. Esta situación se modificó en 1875, al entregarse el conocimiento de todos lo asuntos judiciales a los tribunales ordinarios de justicia.

En la actualidad, el Código de Procedimiento Civil es principalmente la norma que regula el informe de peritos como medio probatorio.

Concepto de perito.

Es una persona con conocimientos técnicos especiales, acerca de los hechos que se discuten, designado por el juez o las partes para que informe al tribunal sobre tales hechos. Su informe se llama peritaje.

Procedencia del informe de peritos.

El informe de peritos es obligatorio en ciertos casos y facultativo en otros:

Es obligatorio.

En los casos en que la ley ordena informes de peritos. En tal sentido, el artículo 409 del Código de Procedimiento Civil establece que “Se oirá informe de peritos en todos aquellos casos en que la ley así lo disponga, ya sea que se valga de estas expresiones o de otras que indiquen la necesidad de consultar opiniones periciales”.

Es facultativo.

En los casos a que se refiere al artículo 411 del Código de Procedimiento Civil, vale decir:

  • Sobre puntos de hecho para cuya apreciación se necesiten conocimientos especiales de alguna ciencia o arte; y
  • Sobre puntos de derecho referentes a alguna legislación extranjera.

Valor probatorio del informe de peritos.

Dispone el artículo 425 del Código de Procedimiento Civil que “Los tribunales apreciarán la fuerza probatoria del dictamen de peritos en conformidad a las reglas de la sana crítica”.

Se entiende por reglas de la sana crítica, aquellas que conducen al conocimiento de la verdad por los medios que aconseja la recta razón. Es el criterio racional puesto en ejercicio. Ello implica que los tribunales no están obligados a aceptar los informes de peritos.

La prueba pericial establecida en el articulo 199 del Código Civil.

Enmarcado dentro del titulo de las acciones de filiación, en legislador establece un tipo especial de informe pericial como medio probatorio.

La ley ordena que las  pruebas periciales de carácter biológico (examen de ADN) se practicarán por el Servicio Médico Legal o por laboratorios idóneos para ello, designados por el tribunal competente que conoce de la acción de filiación.

Valor probatorio.

Respecto a la valoración de la prueba se establece que el juez podrá dar a estas pruebas periciales, por sí solas, valor suficiente para establecer la paternidad o la maternidad, o para excluirla.

Presunción simplemente legal.

La negativa injustificada de una de las partes a practicarse el examen hará presumir legalmente la paternidad o la maternidad, o la ausencia de ella, según corresponda. Se entenderá que hay negativa injustificada si, citada la parte dos veces, no concurre a la realización del examen. Para este efecto, las citaciones deberán efectuarse bajo apercibimiento de aplicarse la presunción señalada en el inciso anterior.

Orrego, Juan Andrés. Teoría de la Prueba. Año 2011. Información recuperada el 01 de noviembre de 2017 desde sitio WEB del autor.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros
Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros