Fallecimiento del mandante. Efectos

F

La muerte del mandante, por regla general, pone término al mandato. En efecto, en los siguientes casos, el mandato continuará vigente:

a) El art. 2168 dispone que sabida la muerte del mandante, cesará el mandatario en sus funciones; pero agrega la ley que si de suspender las funciones se sigue perjuicio a los herederos del mandante, el mandatario está obligado a finalizar la gestión.

b) El art. 2169 establece que no se extingue por la muerte del mandante, el mandato destinado a ejecutarse después que ella acontezca: estamos ante el mandato póstumo. En este caso, los herederos suceden en los derechos y obligaciones del mandante (por ejemplo, el albaceazgo, artículo 1270 del Código Civil).

c) Tratándose del mandato judicial, que tampoco expira con la muerte del mandante: art. 396 del C.O.T.

d) En el caso del mandato mercantil, el artículo 240 del Código de Comercio establece que “La comisión no se acaba con la muerte del comitente: sus derechos y obligaciones pasan a sus herederos”.


Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros
Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros