Escritura Pública

E


Concepto de escritura pública.

El instrumento público otorgado ante escribano e incorporado en un protocolo o registro público, se llama escritura pública. Artículo 1699 del Código Civil.

A su vez, el artículo 403 del Código Orgánico de Tribunales la define como el instrumento público o auténtico otorgado con las solemnidades que fija el citado Código, por el competente notario, e incorporado en su protocolo o registro público.

El instrumento público es por tanto el género y la escritura pública una especie de instrumento público.

Requisitos de la escritura pública.

Debe ser otorgada por un notario.

Los notarios son ministros de fe pública. El artículo 399 del Código Orgánico de Tribunales los define como aquellos “ministros de fe pública encargados de autorizar y guardar en su archivo los instrumentos que ante ellos se otorgaren, de dar a las partes interesadas los testimonios que pidieren, y de practicar las demás diligencias que la ley les encomiende”

El artículo 401 del Código Orgánico de Tribunales señala sus funciones, y en primer lugar, extender los instrumentos públicos de acuerdo a las instrucciones que de palabra o por escrito, le dieren las partes otorgantes.

Excepcionalmente, otros funcionarios públicos pueden autorizar determinadas escrituras públicas, como los Oficiales del Registro Civil en las comunas que no sean asiento de un notario.

Que el notario sea competente.

El notario debe ser competente en cuanto a la materia y en cuanto al territorio.

Que en su otorgamiento se cumplan determinadas formalidades.

Dichas solemnidades están establecidas en los artículos 404 a 413 del Código Orgánico de Tribunales:

  • las escrituras deben escribirse en idioma castellano (aunque pueden emplearse también palabras de otro idioma que sean generalmente usadas o como término de una determinada ciencia o arte);
  • las escrituras deben escribirse con estilo claro y preciso;
  • en ellas no pueden emplearse abreviaturas, cifras ni otros signos que los caracteres de uso corriente;
  • no pueden contener espacios en blanco.
  • debe dejarse constancia de la identidad de los otorgantes con su cédula, salvo los recién llegados al país que pueden exhibir su pasaporte;
  • la escritura pública debe empezar expresando el lugar y fecha de su otorgamiento, el nombre del notario que la autoriza y el de los comparecientes, con expresión de su nacionalidad, estado civil, profesión y domicilio (todo ello, precedido de la frase “Ante mí”, característica de la escritura pública).

Que se encuentre incorporada en el protocolo o registro público del notario.

El protocolo, según el diccionario de la Lengua Española, es el libro en que el escribano pone y guarda por su orden los registros de las escrituras y otros instrumentos que han pasado ante él, para que en todo tiempo se hallen.

Los protocolos deben empastarse cada dos meses, y después de un año, se envían al Archivo Judicial (las escrituras muy antiguas, se guardan en el Archivo Nacional). Las escrituras van incorporándose en el protocolo del notario según su número de repertorio.

No deben confundirse las escrituras públicas con los documentos protocolizados, pues no solo las primeras pueden incorporarse al protocolo. Protocolización es el hecho de agregar un documento al final del registro de un notario, a pedido de la parte interesada. Tal solicitud cabe respecto de cualquier instrumento, público o privado. El documento protocolizado no es entonces una escritura pública, pues no se extiende en el registro o protocolo del notario, sino que se agrega al final del mismo.

Orrego, Juan Andrés. Teoría de la Prueba. Año 2011. Información recuperada el 01 de noviembre de 2017 desde sitio WEB del autor.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros
Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros