Confesión de parte

C


Concepto de confesión de parte.

La confesión no esta expresamente definida por la legislación chilena. En el derecho domparado, el Código Civil italiano la define como “La declaración que hace una parte de la verdad de los hechos que le son desfavorables y son favorables a la otra parte”.

Es el reconocimiento que uno de los litigantes hace de la verdad de un hecho que produce consecuencias jurídicas en su contra.

Características de la confesión de parte.

Es una declaración de voluntad.

Posee un carácter unilateral (no hay de por medio “consentimiento”, no es necesario que la parte a quien favorece la acepte o invoque en su favor, para que el tribunal la considere).

conlleva consecuencias jurídicas.

Produce consecuencias jurídicas en contra del confesante: quien confiesa, no lo hace para mejorar su propia situación, sino para beneficiar al otro litigante.

Es indivisible.

Establece el artículo 401 del Código de Procedimiento Civil que por regla general, la confesión no puede dividirse en perjuicio del confesante. Esto significa que la contraparte no puede aprovecharse de aquello que le favorezca (por ejemplo, el confesante reconoce que se le hizo un abono a su crédito, por $ 1.000.000.-) y desechar aquello que le perjudique (por ejemplo, que aún resta un saldo impago de $ 2.000.000.-)

Con todo, el mismo artículo establece dos hipótesis que permiten dividir el mérito de la confesión:

  • Cuando la confesión comprenda hechos diversos enteramente desligados entre sí; y
  • Cuando, comprendiendo varios hechos ligados entre sí o que se modifiquen los unos a los otros, la contraparte prueba la falsedad de las circunstancias que, según el confesante, modifican o alteran el hecho confesado (el confesante reconoció el abono, y la contraparte prueba que el supuesto saldo también se extinguió).

Es irrevocable.

Salvo si la confesión fue el resultado de un error de hecho (artículo 1713 del Código Civil y 402 del Código de Procedimiento Civil).

Clasificación.

La prueba confesional puede ser judicial o extrajudicial.

Confesión extrajudicial.

Puede ser expresa o tácita.

Será expresa, aquella confesión hecha en términos explícitos, formales. Puede ser verbal o escrita. Es tácita, aquella confesión que se desprende de los dichos o actitudes del confesante.

El artículo 398 del Código de Procedimiento Civil regula la materia, y dispone las siguientes reglas:

  • La confesión extrajudicial es solo base de presunción judicial;
  • La confesión extrajudicial no se tomaré en cuenta, si es puramente verbal, sino en los casos en que sería admisible la prueba de testigos;
  • Si la confesión extrajudicial se prestó a presencia de la parte que la invoca (o sea, de aquella parte a quien favorece) o ante juez incompetente, pero que ejerza jurisdicción, se estimara siempre como presunción grave;
  • En caso de que la confesión extrajudicial se prestó en otro juicio diverso, también se estimara siempre como presunción grave;
  • Si la confesión extrajudicial se prestó en otro juicio diverso, pero seguido entre las mismas partes que actualmente litigan, podrá dársele el mérito de prueba completa, habiendo motivos poderosos para estimarlo así.

Confesión judicial.

Es aquella que se presta en juicio.

Clases de confesión judicial.

Atendiendo a su forma, puede ser espontánea o provocada.

  • La espontánea puede ser verbal o escrita.
  • La provocada puede ser expresa o tácita.
  • La prueba confesional provocada se denomina también absolución de posiciones (son las preguntas que se formulan para ser contestadas bajo juramento por la contraparte. Si la persona citada a absolver las posiciones, no compareciere a dos citaciones, se le tendrá por confeso de aquellas preguntas redactadas en términos asertivos, es decir, afirmativos, como por ejemplo “Para que diga el absolvente como es efectivo que recibió del demandante, en mutuo, $ 1.000.000.-, el 20 de septiembre de 2002).

Atendiendo a su naturaleza, puede ser pura y simple; calificada y compleja.

  • Prueba confesional pura y simple: aquella en la que el confesante reconoce lisa y llanamente el hecho, en toda su integridad y en la misma forma que lo invoca la contraparte (“sí, efectivamente debo $ 1.000.000.- al demandante”);
  • Confesión calificada: el confesante reconoce el hecho invocado por la parte contraria, pero agregando otros hechos coetáneos con el hecho objeto de la confesión (“recibí $ 1.000.000.-, pero no a título de mutuo, sino de donación”);
  • Prueba confesional compleja: el confesante reconoce lo alegado por la contraparte, pero agrega que por otro hecho posterior, los efectos del hecho confesado se extinguieron (“recibí $ 1.000.000.- en mutuo, pero los pagué”).

Valor probatorio de la confesión judicial.

Cualquiera que sea la forma de la confesión, produce plena prueba respecto del confesante, tanto en los hechos personales de éste, como en los que no lo son (el artículo 1713 del Código Civil solo se refiere a los hechos personales, pero el artículo 399 del Código de Procedimiento Civil agrega también los hechos no personales). Contra los hechos personales claramente confesados por los litigantes, -previene el artículo 402 del Código de Procedimiento Civil- no se recibirá prueba alguna, a menos que el confesante alegue, para revocar su confesión, que ha padecido error de hecho y ofrezca justificar esta circunstancia. Lo mismo se admite, cuando se trata de hechos que sean personales del confesante.

Casos en que no es admisible la confesión judicial.

  • Tratándose de los contratos solemnes (artículo 1701);
  • En los juicios de divorcio o de nulidad de matrimonio;
  • En los casos expresamente exceptuados por la ley: por ejemplo, artículo 157 del Código Civil; artículo 1739 inciso 2°, en relación el artículo 2485 del Código Civil.

Orrego, Juan Andrés. Teoría de la Prueba. Año 2011. Información recuperada el 01 de noviembre de 2017 desde sitio WEB del autor.

Acerca del autor

Avatar de Jorge Castro Barros
Jorge Castro Barros

Abogado de profesión y soñador por vocación. Actúo en calidad de autor intelectual de este singular proyecto. Si tu meta es aprobar el examen de grado, te puedo ayudar, sólo sígueme en Facebook.

Avatar de Jorge Castro Barros Por Jorge Castro Barros

Jorge Castro Barros

Avatar de Jorge Castro Barros

Abogado de profesión y soñador por vocación. Actúo en calidad de autor intelectual de este singular proyecto. Si tu meta es aprobar el examen de grado, te puedo ayudar, sólo sígueme en Facebook.