Estudiar Derecho cuando no lo deseas

E

Cinco ideas que te motivarán a estudiar Derecho.

Todos hemos sufrido días en que no tenemos ganas de levantarnos y menos de estudiar Derecho, aun así, todavía debemos hacerlo, pues los profesores esperan de sus alumnos la misma productividad durante todos los días del año. No hay excusa para un abogado, ni el cansancio o enfermedad, nada es válido. Además, ser productivo y lograr metas es satisfactorio, nadie quiere malgastar su tiempo por nada y menos perder la inspiración en un día de estudio o trabajo. Por tanto, cuando sientas que no deseas tomar y leer tus apuntes, implementa las sugerencias señaladas a continuación, pues te ayudarán a volver a camino virtuoso del estudio del Derecho.


Date una recompensa antes de iniciar.

La motivación es muy importante cuando comienzas una nueva tarea y estudiar Derecho no es la excepción. Por tanto, aumenta tu nivel de dopamina premiando a tu cerebro mediante un buen postre, café favorito o viendo el último capítulo de Suits. Tu eliges el incentivo que más te agrade.

Organiza tu espacio de estudio.

Asegúrate de que el espacio de estudio se encuentra organizado antes de comenzar una nueva tarea. De lo contrario, limpia y deshazte de todos los papeles que no tienen relación con la materia de Derecho que estudiaras ese día. De esta manera no perderás concentración cuando comiences a revisar el tema designado para tal jornada. Estudiar Derecho y el orden van de la mano.

Escucha algo de música.

Trata de relajarte y refresca tu mente para prepararte. No empieces a estudiar apenas te sientes frente al escritorio, toma unos minutos para hacer la transición desde la tarea anterior hacia los temas de Derecho. Escucha música clásica o de jazz para calmar tu alma. Además, si puedes, abre la ventana y deja que ingrese el aire fresco a la habitación. El oxígeno ayudará a que tu cerebro funcione con mayor eficiencia.

Comienza poco a poco.

Divide una tarea principal en tareas más pequeñas. Esto ayudará a administrar de mejor manera el tiempo de estudio y, como resultado, optimizar el aprendizaje del Derecho. Segmenta el día en etapas y a cada una de ellas asigna parte de un ramo o materia. Cada vez que termines de estudiar, mide los logros obtenidos y avanza al siguiente tema de Derecho. Completar tareas más pequeñas también te motivará para comenzar la revisión de las siguientes áreas de estudio y así terminar todo el proyecto dentro del plazo estimado.

Estudia con amigos.

Aumenta tu motivación colaborando con otras personas. Forma grupos de estudio junto a tus compañeros de carrera e inicia interrogaciones grupales. Expone frente a tus amigos y haz que ellos critiquen tus conocimientos de Derecho. Si solo tienes un compañero de confianza o un amigo dentro de la carrera, ese que te aporta y motiva a seguir, entonces, estudia solo con esa persona y genera un vínculo de soporte. El apoyo mutuo es una potente herramienta que facilita el trabajo de estudiar Derecho por largos periodos.

Sueña con tu éxito.

Cierra los ojos por unos minutos y sueña despierto con la aprobación del examen que preparas. Se ha demostrado científicamente que esto puede aumentar la motivación del estudiante. Proyecta una imagen a futuro, en ella ya eres abogado y no es necesario seguir preparando el examen de turno. Es una herramienta simple, pero permite al cerebro generar un propósito o meta que justifique la acción de estudiar. Enseña a tu mente que todo tiene una finalidad y que el acto de estudiar Derecho no constituye excepción a esa regla.

Solo hazlo.

Parafraseando el eslogan de Nike (Just Do It), solo hazlo. Ignora todo lo demás a tu alrededor, ¡solo estudia! No distraigas recursos en pensamientos peregrinos o en el sonido del teléfono celular, deja de perder el tiempo y concéntrate en la tarea asignada. No dilates el momento de inicio del estudio y comienza sin mediar excusas. Lo óptimo es iniciar a primera hora y avanzar hasta mediodía. No duermas hasta tarde, aprovecha la mañana y repasa tus materias lo mas temprano posible.

Bueno, es todo. Si les gusto el texto dejen sus comentarios en redes sociales y compartan este artículo. Felicidades y recuerden: !Serán abogados!


Acerca del autor

Jorge Castro Barros
Por Jorge Castro Barros