Caso práctico de Derecho Civil 168

C

Tema: La posesión.

En el presente caso se desarrolla un problema práctico que requiere de conocimientos de materia posesoria. Nos encontramos ante una persona que adquiere una cosa mediante violencia. Les toca a ustedes, estudiosos del derecho, responder si la posesión violenta tiene alguna utilidad para nuestro astuto señor Rebolledo.



Caso.

Agustín Rebolledo Espíndola se apropió por la fuerza de un automóvil de su cuñado, Danilo Guarda Briones, cuando éste se hallaba ausente de Chile, amenazando para estos efectos a Joaquín Muñoz Gómez que estaba a cargo del vehículo como depositario. Mediante una sucesión de actos irregulares consiguió registrarlo a su nombre en la Municipalidad y obtener así permiso de circulación. Al cabo de tres años, regresó Danilo Guarda al país y demandó a Agustín Rebolledo para que le restituyera el automóvil. Ante esta demanda Agustín Rebolledo alegó que era legítimo poseedor del vehículo, ya que estaba registrado a su nombre, que él había pagado los permisos de circulación, realizado gastos de mantención y, además, que estaba cumplido largamente el plazo de prescripción. Agregó que tomó posesión del automóvil con el consentimiento expreso de Ana Rebolledo Espíndola, cónyuge de Danilo Guarda y quien por ley lo representaba en su ausencia, a pesar de que estaba separada de bienes desde hacía varios años. Ud. es consultado sobre:

Preguntas.

1. Señale si Agustín Rebolledo es poseedor del automóvil o mero tenedor o dueño del mismo.
2. Señale si tiene importancia, a su juicio, el hecho de que Joaquín Muñoz Gómez haya sido amenazado para arrebatarle el automóvil y qué consecuencia se sigue de ello.
3. Indique qué valor atribuye Ud. al hecho de que Ana Rebolledo Espíndola haya autorizado a su hermano Agustín para apoderarse del automóvil de Danilo Guarda Flores.
4. Indique si Agustín Rebolledo adquirió el automóvil por prescripción.
5. Precise qué acciones y derechos haría valer Ud. en favor de Danilo Guarda Briones.



Acerca del autor

Jorge Castro Barros
Por Jorge Castro Barros