Caso práctico de Derecho Civil 159

C

Nelson Cárcamo López, vendedor de la empresa funeraria “La Otra Vida”, suscribió un contrato para atender todo lo concerniente a la sepultación de un deudo de Archibaldo Ortiz Jofré. Los servicios debían prestarse instalando una capilla ardiente en la casa del difunto, depositando los restos en la urna mortuoria, contratando un nicho en el cementerio y trasladando los restos a ese lugar al cumplirse el plazo legal. Nelson Cárcamo se reunió con unos amigos y olvidó por completo el compromiso contraído, hasta 24 horas más tarde, cuando llegó a su oficina en la empresa funeraria Archibaldo Ortiz Jofré, ante esta situación se vio obligado a contratar otra empresa, anticipándole $1.000.000, pero antes de que esta prestara los servicios fúnebres, el cadáver del deudo de Archibaldo Ortiz Jofré fue retirado por orden judicial e ingresado al Instituto Médico Legal por una denuncia sobre un presunto homicidio. Como esta situación produjera un profundo quebranto en los familiares del occiso, Archibaldo Ortiz Jofré demandó a Nelson Cárcamo y a la empresa funeraria “La otra vida”, para que solidariamente le pagaran una indemnización de perjuicios ascendente a $12.500.000, cantidad que correspondía a 10 veces lo anticipado a la funeraria. Se sostenía en la demanda que tanto Nelson Cárcamo como la empresa habían incurrido en un ilícito civil, causando un daño material y moral a los deudos, los cuales debían penalizarse con a lo menos 10 veces de la cantidad anticipada. La empresa funeraria alegó en su favor que no había intervenido en los hechos, que Nelson Cárcamo no tenía calidad de dependiente de la firma sino un vendedor circunstancial que ganaba una comisión por cada negocio que cerraba, y que no existía relación jurídica ninguna con el demandante ni sus familiares. Por su parte, Nelson Cárcamo alegó que no se había causado daño alguno a Archibaldo Ortiz porque el cadáver no podría haberse sepultado en la fecha convenida por orden judicial, que el difunto no era familiar por consanguinidad ni heredero del demandante, sino su cuñado y que el contrato celebrado había quedado sin efecto por fuerza mayor.




PREGUNTAS

1. Señale si, a su juicio, la empresa funeraria “La otra vida” tiene responsabilidad en los hechos y si responde de lo obrado por Nelson Cárcamo.
2. Señale si puede Archibaldo Ortiz deducir demanda en contra de la empresa funeraria, invocando la calidad de dependiente de Nelson Cárcamo y su condición de pariente político del difunto.
3. Indique si, a su juicio, lo obrado por Nelson Cárcamo causó perjuicios a Archibaldo Ortiz y si puede este perjuicio calcularse en 10 veces la cantidad anticipada al momento de celebrar el contrato.
4. Indique qué importancia asigna Ud. a la celebración del contrato de sepultación y a la orden judicial que la impidió.
5. Precise qué normas jurídicas aplicaría Ud. para resolver el presente caso.



Acerca del autor

Jorge Castro Barros
Por Jorge Castro Barros