Caso práctico de Derecho Civil 127

El 28 de enero de 2010, Jaime Solís Guerra contrató a la Constructora Timón Ltda. la edificación de una casa habitación en el Lote 12 de la parcelación Los Cerezos de Huechuraba, por un valor total de UF 5.000. Se acordó que la empresa constructora ejecutaría las obras encomendadas con estricta sujeción a los planos y especificaciones técnicas confeccionados por la firma de arquitectos e ingenieros S&D Asociados. Se estipuló que el pago del precio se haría mediante un anticipo por UF 500 a la fecha del contrato y el saldo sería exigible contra entrega de la casa y con certificado de recepción final emitido por la Dirección de Obras Municipales de Huechuraba. El plazo para la ejecución de la obra era de 120 días corridos contados desde la entrega del terreno, lo que se materializó el mismo 28 de enero de 2010. Finalmente acordaron que, si la empresa constructora no cumplía con alguna de las estipulaciones indicadas anteriormente o retrasaba la entrega de la obra en más de 30 días corridos, se le cobraría, a título de avaluación anticipada de perjuicios, el 20% del precio pactado, en garantía de lo cual ésta obtuvo la correspondiente boleta de garantía bancada. Por su parte, la empresa constructora declaró conocer las características y condiciones de la obra, la calidad del suelo, su topografía y clima del lugar de las obras. Con fecha 20 de mayo de 2010 Jaime Solís Guerra recibió la casa habitación, otorgando su plena conformidad en cuanto a la forma en que se llevaron a cabo las obras, a su calidad, forma de ejecución y plazo estipulado. Sin embargo, la empresa constructora no obtuvo la certificación de la recepción final de las obras, pues la firma eléctrica no había instalado el empalme en la propiedad, dado que no había recibido el pago de UF 100 por este concepto Ante esto, Jaime Solís Guerra hace efectiva la boleta de garantía e interpone demanda en contra de la empresa constructora para exigir el cumplimiento forzado de la obligación de obtener recepción final, más indemnización de perjuicios. Por su parte, la empresa constructora alega que obtuvo recibo conforme de la obra por parte del dueño, razón por la cual no era procedente el cobro de la multa.
PREGUNTAS
1. Considerando la forma en que Jaime Solís Guerra efectúa el encargo de la obra a la empresa constructora, ¿frente a qué contrato nos encontramos? Justifique
2. ¿Qué efecto tiene la plena conformidad que manifestó el dueño al finalizarse las obras?
3. ¿Es válido el cobro de la multa efectuada por Jaime Solís Guerra? Fundamente.
4. Refiérase a la procedencia de la acción interpuesta por Jaime Solís Guerra.
5. Si usted es consultado por la empresa constructora, ¿qué le recomendarla en defensa de sus intereses?


Publicado por Jorge Castro Barros