Caso práctico de Derecho Civil 124

C

Cornelio Ramírez Díaz contrajo matrimonio con Cecilia Manríquez Órdenes, de diecisiete años de edad, el 14 de marzo de 1995, acto en el cual pactaron el régimen de participación en los gananciales El marido manifestó a su mujer que no tenía sentido empezar la vida conyugal haciendo inventario de bienes, pero le señaló que había celebrado una promesa de compraventa el 14 de febrero de ese año con la firma Inmobiliaria Seguridad y Garantía respecto del departamento N° 67 del edificio ubicado en la calle El Rosal 734, para que pudieran vivir en ese inmueble Le expresó también haber pagado la cantidad de $15.000.000, como parte del precio del contrato prometido, al momento de suscribir la escritura pública de promesa, y el saldo de $ 50.000000 lo pagaría con un crédito hipotecario del Banco BICE, el 2 de abril de 1995, fecha acordada para la celebración de la compraventa prometida. En el año 1998, Cornelio Ramírez avaló obligaciones de su compañero de trabajo Enrique Villaseca, por la cantidad de $ 5.000 000, ante lo cual su cónyuge, Cecilia Manríquez, pidió la declaración de bien familiar del departamento. Enojado frente a esta situación, Cornelio Ramírez dejó de pagar las cuotas mensuales del mutuo hipotecario y abandonó el hogar sin cumplir sus obligaciones conyugales.

Usted es consultado(a) sobre las siguientes materias:




PREGUNTAS

1. ¿Es válido el matrimonio y el régimen de bienes pactado?
2. ¿Qué destino tiene el departamento 67 del edificio calle El Rosal 734, atendido el régimen matrimonial existente entre Cornelio Ramírez y Cecilia Manríquez?
3. ¿Es válido el aval otorgado por el marido en favor de su compañero de trabajo Enrique Villaseca?
4. ¿Tiene algún derecho la cónyuge Cecilia Manríquez frente al cobro del mutuo hipotecario por el BICE de las cuotas impagas en que incurrió Cornelio Ramírez y si le beneficia la declaración de bien familiar al disolverse el régimen?
5. ¿Qué puede hacer Cecilia Manríquez frente a la conducta de su marido?



Acerca del autor

Jorge Castro Barros
Por Jorge Castro Barros